¿Demandar a la universidad dónde estudiaste? Ella lo hizo…

Share

Eligió su escuela por las altas perspectivas de empleo que prometía, ahora está endeudada y sin empleo.

alaburda_PLYIMA20160308_0017_4

Anna Alaburda se graduó en Derecho hace casi una década. Estudió en la prestigiosa Thomas Jefferson School of Law, una de las escuelas de leyes mejor valoradas de EEUU, y acabó con las mejores notas de su clase. Para lograrlo tuvo que endeudarse por valor de 150.000 dólares (unos 136.000 euros), dinero que aún no ha recuperado porque sigue sin encontrar trabajo.

Su historia puede resultar familiar para muchos, con una diferencia: Alaburda ha decidido demandar a la escuela de derecho en la que se graduó porque se siente víctima de un fraude.

La joven se licenció en 2008. Desde entonces, y después de enviar su curriculum a 150 firmas de abogados, aún no ha conseguido un empleo a jornada completan como abogada y se tiene que conformar con trabajos temporales y mal pagados revisando papeles en bufetes.

La realidad es que Alaburda entró en Thomas Jefferson porque la escuela prometía que el 92,1 de graduados encontraba trabajo a tiempo completo inmediatamente después de licenciarse.

Pero resultó que esos datos no eran ciertos. Una ex empleada de la escuela admitió que había inflado las cifras como parte de su trabajo.

No es la primera vez que una escuela manipula o maquilla las estadísticas. En otras escuelas y universidades de Derecho se ha encontrado que muchas veces los datos de empleo que ofrecen incluyen todo tipo de trabajos y no solo los relacionados con el desempeño de la abogacía. De hecho, en los últimos años, otros 15 licenciados en Derecho han denunciado a sus respectivas escuelas por haber ofrecido datos falseados.

La deuda que tiene Alaburda en estos momentos por haberse pagado la carrera asciende a 170.000 dólares (154.000 euros) y aumenta a razón de un 8% cada año.

Alaburda pide una indemnización a la escuela de 125.000 dólares para cubrir parte de su deuda. La escuela ha respondido a la demanda alegando que nada más acabar la carrera, a la demandante se le ofreció un empleo de 60.000 dólares anuales que ella rechazó.

La joven asegura que solo recibió una oferta de trabajo relacionada con su capacitación y que esa oferta era menos favorable en términos de salario que otras muchas de trabajos no relacionados con el derecho y que exigían una menor cualificación.

Fuente: PlayGround

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies